miércoles, 25 de diciembre de 2013

Feliz Navidad

Desde La Cocina de los Elfos os deseamos a todos Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo, y que el 2014 venga cargadito de cosas buenas para todos!
Aunque durante las fiestas me resulte complicado encontrar el tiempo para escribir entradas que sepáis que tengo cositas muy ricas para compartir con vosotros!
Muchas gracias por estar ahí y seguirme, este blog no sería lo mismo sin todos vosotros, los que con vuestras visitas hacéis que tenga más ganas cada día de compartir lo que se y lo que voy aprendiendo.
¡Un beso enorme a tod@s y Feliz Navidad!


jueves, 19 de diciembre de 2013

Starbucks' Chocolate Muffins

Soy adicta a los muffins, lo reconozco. Me gustan infinitamente más que la magdalena de toda la vida. Esa textura densa y húmeda me tiene conquistado el corazón.
El muffin de chocolate del Starbucks ya tiene hasta nombre propio. Parece que se ha convertido en "el muffin" por excelencia., así que, había que prepararlo.


Preparar un muffin parece cosa sencilla: húmedos por un lado, secos por otro; húmedos en los secos, mezclar y al horno. Pero muchas veces, al sacar la esperada bandeja del horno, nos encontramos con un muffin sin copete, lleno de cavernas y ciertamente correoso.
He estado leyendo sobre como preparar el mejor muffin y me he encontrado con algo que los americanos llaman "The Muffin Method". Básicamente son unas reglas que hay que seguir para conseguir ese muffin perfecto, con copete, esponjoso y húmedo.
Resumiendo:
  • Mezclar todos los ingredientes secos muy bien con las varillas.
  • Tener todos los ingredientes a temperatura ambiente. No queremos que la mantequilla solidifique al entrar en contacto con los huevos o la leche fríos.
  • Combinar los ingredientes secos con los húmedos muy suavemente. PARAR en el momento no haya harina seca. Aunque la masa tenga grumos! No queremos desarrollar nada el gluten, para ello usaremos una harina de repostería con poca proteina y no mezclaremos demasiado. Prohibido hacer muffins con batidoras o robots de cocina!
  • Dejar reposar la masa (única y exclusivamente si la receta se hace con impulsor) para que la harina se hidrate bien.
  • Hornear a temperaturas relativamente altas (200º-220º). Queremos que la parte de fuera del muffin cuaje enseguida para que el centro siga creciendo en forma de volcán de manera que forme ese deseado copete.
Así que, vamos a ello!

Ingredientes (para 12 muffins):

- 230g de harina de trigo
- 50g de cacao sin azúcar (marca Valor©)
- 150g de azúcar
- 1 sobre de impulsor (Royal©)
- 2 yogures griegos naturales
- 80g de mantequilla derretida a temperatura ambiente
- 2 huevos
- 6 cucharadas de leche entera
- 1cdta de esencia de vainilla
- 1/2 cdta de sal
- 150g de chips de chocolate o chocolate cortado en daditos (mejor un chocolate negro)

Preparación:

Precalentar el horno a 220º y preparar los moldes (yo aconsejo siempre utilizar una bandeja para muffins, así los papelitos no se "abrirán" en el horno).


Poner todos los ingredientes secos, harina, impulsor, cacao, tropezones, azúcar y sal, en un bol. Mezclar muy bien con las varillas, por lo menos 40 segundos. Por otro lado, mezclar los yogures con la leche, los huevos y la esencia de vainilla. Añadir la mantequilla derretida y batir bien.


Echar la mezcla húmeda encima de la seca y mezclar con una espátula con movimientos envolventes hasta que desaparezca la harina seca.


Aunque la masa tenga grumos no seguir batiendo, está bien así.


Rellenar los moldes hasta 2/3 largos de su capacidad. Si sobra masa, repartirla equitativamente.
Hornear 20-22 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro salga limpio o casi. Es importante no excederse en el horneado para conseguir ese muffin perfecto y húmedo.
Sacar y dejar reposar cinco minutos en la bandeja antes de desmoldarlos. Después dejar enfriar sobre una rejilla.


Probadlos! Para los amantes del chocolate son deliciosos! Y lo mejor es que se hacen en un minuto!



viernes, 13 de diciembre de 2013

Stroganoff (de Pollo)

El Strogonoff es una de las recetas más comunes en Portugal y Brasil. Sin embargo sus orígenes se remontan a la Rusia del siglo XIX. Consiste en carne de vacuno, cortada en tiras finas y cocinada en una crema agria con un sofrito de champiñones y cebolla. La versión más extendida es la que se preparar con nata, aunque en Brasil por ejemplo le añaden también un poco de tomate frito haciendo que la salsa tome un tinte rosado.
Yo voy a preparar una versión con pollo, muy típica en Portugal, así como su versión con cerdo. ¡Sed libres de preparar la original con solomillo de ternera!. La salsa, es la básica con nata y champiñones pero con unos matices que la diferencian del resto. Dicho esto, ¡vamos a ello!



Ingredientes (para 4 personas):

- 2 pechugas grandes de pollo
- 1 cebolla
- 200g de champiñones
- 2 cucharadas de mostaza dulce
- 1 cucharada de salsa inglesa "Worcestershire"
- 400ml de nata para cocinar
- Sal y pimienta
- 1 cucharada de mantequilla
- Aceite de oliva

Preparación:

Cortar las pechugas en tiras finas y salpimentar.


Poner a calentar la mantequilla con un chorrito de aceite (así evitaremos que se queme). Cuando burbujeé añadir las tiras de carne y sellarlas por ambos lados. Sacar a un plato y reservar.
Picar la cebolla y cortar los champiñones en cuartos. Reservar.



En la misma cazuela dónde se ha sellado la carne, añadir un poco más de aceite y pochar la cebolla. Cuando comience a estar transparente añadir los champiñones.


Darle un par de vueltas y añadir la mostaza y la salsa inglesa. Así como un punto de sal y pimienta. Remover y dejar pochar hasta que los champiñones empiecen a oscurecer.


Añadir la nata, remover y llevar ebullición.


Dejar reducir hasta la salsa empiece a espesar.
Añadir ahora el pollo y cocinar unos minutos más.


Y ya está!
Servir acompañado de arroz blanco. Hay quien incluso lo acompaña también con huevo frito, ¡sed libres de improvisar!



martes, 10 de diciembre de 2013

Alubias (by Luis Astor, mi padre)

Hoy toca una de esas recetas que nunca vais a encontrar en los blogs de cocina. Primero por sus ingredientes, una mezcla un tanto atípica, y segundo, por el uso de un fantástico comodín, de las alubias en lata. Sabéis que ante todo yo abogo por lo casero 100%. Pero a veces, las ciscunstancias de la vida y el trabajo nos hacen imposible acordarnos de poner de remojo unas alubias, o d cocinarlas el tiempo suficiente para que estén tan tiernas que se te deshagan en la boca. Para estos momentos, yo siempre echo mano de las legumbres enlatadas, un producto que encuentro no pierde demasiado su esencia al estar envasado.
Si echáis un ojo a los ingredientes de esta receta quizá os llame la atención. Es una mezcla bizarra que en un principio parece que no vaya a combinar y sin embargo el resultado final es espectacular.
La receta surgió de las manos de mi padre cuando hacía vida de soltero por causa del trabajo en Puente la Reina, Navarra. No pasaba hambre, ¡os lo puedo asegurar! Cuando volvió a casa, después de varios meses de retiro, la compartió con nosotros y nos encantó! Desde entonces preparo esta receta infinidad de veces, es rápida, sencilla y deliciosa!



Ingredientes (para 2 o 3 personas):

- 2 latas de alubias blancas pochas o a la jardinera
- 50g de chorizo dulce de cocina
- 3 dientes de ajo
- 2 latas de atún
- 4 cucharadas de tomate frito casero
- Aceite de Oliva Virgen Extra



Preparación:

Cortar el chorizo y el ajo en dados pequeñitos, reservar.


Rehogar el ajo en una cazuela con dos cuchararas de aceite de oliva.


Mientras escurrir bien las latas de atún. Cuando el ajo empiece a tomar color, añadir el chorizo, darle un par de vueltas y añadir el atún. Rehogar todo junto un par de minutos. Añadir el tomate frito y dejar reducir un minuto.


Añadir las alubias y enjuagar las dos latas con un chorrito de agua que añadiremos también a la cazuela. Bajar el fuego y dejar cocinar unos 10 o 15 minutos para que se integren todos los sabores.


Servir en platos hondos con un chorrito de vinagre de Jerez.
Mezcla extraña dónde las haya pero de auténtico vicio!


domingo, 8 de diciembre de 2013

Sabrosas Croquetas de Patata

Siempre se ha dicho que los ingleses no saben comer. Discrepo. Es un país con una gastronomía espectacular aún por descubrir aquí en España. Asados increíbles, pasteles rellenos de magia, ensaladas de ensueño, salsas de otro mundo... Todo un caleidoscopio de sabores y aromas, fruto las variadas culturas que pueblan el Reino Unido.
Hoy he rescatado esta receta que hace tiempo me rondaba por la cabeza. Sencilla y barata sorprenderá a muchos y enamorará a otros. Con queso. Con jamón de york. Con apio. Con una deliciosa salsa para acompañar. ¿Quién permanece indiferente? Animaros, ¡os encantará!



Ingredientes (Para unas 8 o 10 croquetas):

- 450g de patatas (harinosas preferiblemente, yo he usado patata gallega)
- 100g de queso cheddar maduro rallado (u otro queso maduro de sabor fuerte)
- 100g de jamón york cortado en daditos
- 1 cebolleta tierna fínamente picada
- 1 rama de apio cortada en daditos
- 300ml de leche
- 1 yema
- 25g de mantequilla
- Sal y Pimienta
- Harina

(Para el rebozado)

- 1 Huevo
- Pan Rallado
- Harina

(Para la salsa)

- 150ml de caldo de verduras
- 150ml de leche
- 1 cucharada de mostaza de Dijonn
- 75g de queso cheddar maduro rallado
- 2 cucharadas de mantequilla
- 2 cucharadas de harina
- 1 cucharada de cilantro fresco picado

Preparación:

Pelar las patatas, cortarlas en dados y ponerlas a cocer con la leche. Cuando hierva, bajar el fuego y cocinar hasta que se absorva la leche o las patatas estén tiernas.



Mientras se cuecen las patatas picar la cebolleta y el apio en cubitos. Cortar el jamón del mismo tamaño.



Rayar el queso y reservar.



Cuando esten cocidas, machacar las patatas, añadir la mantequilla y mezclar bien, tiene que quedar un pure más bien sequito. Añadir, la yema, la cebolleta, el apio, el jamón y el queso.



Mezclar bien y salpimentar. Cuidado con la sal porque al ser un queso fuerte no es necesaria mucha. Dejar enfriar en la nevera para que sea más manejable, (si lo necesitara añadir un poco de harina para densificar la mezcla).



Mientras, preparar la salsa. Poner a calentar la mantequilla, añadir la harina y cocinar un par de minutos removiendo con las varillas.
Apartar del fuego y añadir, la leche y el caldo sin dejar de remover para que no se formen grumos. Tiene que quedar ligera, si queda muy espesa añadir un poquito más de caldo. Añadir la mostaza, el queso y el cilantro picado. Mezclar hasta integrar y reservar caliente.



Con el relleno ya frío, formar ocho o diez porciones de tamaño interesante y pasar por harina para ayudarnos a formar las bolas. Pasar por huevo batido y luego por pan rallado, aplastándolas un poco en el proceso.


Freír en abundante aceite hasta que doren. Sacarlas sobre papel absorvente para eliminar el exceso de aceite.



Servir napadas con la salsa y una ensalada de tomate para acompañar.
¡Están de rechupete!








miércoles, 4 de diciembre de 2013

Berenjenas Rellenas

Hoy, con nocturnidad y alevosía (aunque se publicará por la mañana), os traigo una nueva entrada. Perdón por estar un poco ausente, más de lo que me gustaría, pero, a veces, el día a día no te deja otra opción.
Esta receta es una herencia de mi madre, un poco cambiada, pues para mi es inevitable darle un giro a todas las recetas que caen en mis manos. En esencia, es muy, muy parecida a la receta de berenjenas rellenas que he comido toda la vida en casa. Me imagino que much@s la leeréis y no os aportará nada nuevo, pero quizás a otras personas si que les sorprenda. Creo que es una receta excelente, de aspecto un poco retro, pero absolutamente deliciosa... Y os aconsejo encarecidamente que la probéis.



Ingredientes (para 4 personas):

- 2 berenjenas hermosas
- 1 cebolla
- 1 pimiento rojo pequeño
- 1/2 pimiento amarillo
- 1/2 pimiento verde italiano
- 1 puñado de piñones
- 3 cucharadas de tomate frito casero
- 300g de carne picada (mezcla de magro y ternera)
- Sal, pimienta
- Orégano
- Ajo en polvo
- 250ml de bechamel casera
- 1 trozo de queso manchego (para rallar)
- Aceite de Oliva

Preparación:

Precalentar el horno a 200º
Cortar las berenjenas por la mitad y practicar unos cortes como se ve en la foto. Uno todo alrededor pegadito a la piel, y después cortes oblicuos formando rombos en el centro.


Aliñar con un chorro de aceite, sal y pimienta y asar en el horno ya caliente unos 20 minutos, hasta que la berenjena comience a estar blandita.


Sacarlas y vaciar ayudándonos de una cuchara.


Trocear la pulpa y reservar.


Mientras, picar la cebolla y los pimientos.


Llevar al fuego con un par de cucharadas de aceite de oliva y pochar a fuego medio-bajo hasta que estén blanditas y comenzando a tomar color. Añadir la pulpa de la berenjena y cocinar un par de minutos.


Añadir también los piñones y tostarlos un par de minutos más.


Añadir ahora la carne, salpimentar y añadir el orégano.


Mezclar, removiendo sin parar, rompiendo las bolas de carne con paciencia, intentando que quede un relleno muy homogéneo.
Añadir el tomate frito y darle un par de vueltas. El relleno está listo.


Rellenar ahora la piel que ha quedado de las berenjenas después de retirar la pulpa. Napar con un par de cucharadas de bechamel.


Cubrir con queso manchego recién rallado y llevar al horno a gratinar.


Hornear 10 o 15 minutos hasta obtener un bonito color dorado.


Servir calientes acompañadas de una buena ensalada. Están de rechupete. Aún las personas que no son adoradoras de las berenjenas son capaces de enamorarse de este plato. ¿Os lo vais a perder?





martes, 19 de noviembre de 2013

Jambalaya

Después de mi última entrada creo que estaréis tod@s ansiosos por leer una receta que utilice la fantástica mezcla de hierbas y especias cajún.
La Jambalaya es el arroz por excelencia en la zona sur de EEUU, más concretamente Nueva Orleans y Louisiana. Podríamos decir que es el plato insignia de la gastronomía criolla.
Como es normal, existen mil y un tipos de variaciones, cambiando algunos ingredientes y variando quizás, la mezcla de especias.
Este plato lo tenía ya atravesado desde hace mucho tiempo, desde que lo leí en alguna novela americana y supe de qué se trataba, andaba con la mosca tras la oreja con ganas de preparar algo parecido. Finalmente me he lanzado a ello y os aseguro que el resultado vale mucho la pena. Los ingredientes pueden resultar chocantes pero no, casan estupendamente los unos con los otros.


Investigué en muchos blogs americanos, buscando la receta y los ingredientes que yo recordaba. Al final encontré una versión muy aproximada, en el blog Mercado Calabajío. Evidentemente he cambiado algunas cosas, pero, en esencia, la he respetado bastante porque creo que es bastante afín a lo que yo buscaba.
Vamos a ello, pues...

Ingredientes (para 4 personas):

- 1/2 pollo cortado en trozos
- 2 o 3 longanizas criollas (si no las conseguís, normales)
- 12 gambones frescos o congelados
- 1 cebolla
- 1/4 de pimiento rojo
- 1/4 de pimiento amarillo
- 1/4 de pimiento verde
- 2 ramas de apio
- 1 hoja de laurel
- 1/2 lata de tomate triturado (o 4 tomates maduros rallados)
- 1 cucharada sopera colmada de Cajun Spice Mix
- 1 vaso de arroz redondo
- 3 vasos y medio de caldo de pollo (o en su defecto agua con 1 pastilla de concentrado)
- Sal y pimienta
- Cilantro fresco
- Aceite de oliva

NOTA: La receta original usa arroz largo americano, yo he utilizado arroz redondo tipo paella, encuentro que absorbe mejor los sabores y creo que es más adecuado para este tipo de preparación.

Preparación:

Pelar el gambón y reservar. Cortar las longanizas en trozos de bocado y reservar.


Trocear los pimientos, el apio y la cebolla en cubitos pequeños. Reservar.


Calentar el recipiente donde prepararemos el arroz, puede ser una cazuela bajita o una sartén tipo paella. Sellar los trozos de longaniza hasta que estén bien rustidos. Apartar a un plato y reservar.


Ahora sellar el gambón. Muy rápido, vuelta y vuelta, tiene que quedar crudo en el interior.


Añadir ahora unas cuatro cucharadas de aceite de oliva y la hoja de laurel. Salpimentar el pollo y freírlo en el aceite caliente hasta que esté bien dorado por ambos lados. Exactamente igual que cuando preparamos una paella. ¡Cuidado que salpica mucho!


Añadir ahora el trío de verduras. Rehogar a fuego medio removiendo de vez en cuando.


Cuando la verdura esté blandita y comenzando a coger color, añadir el tomate triturado. Dejar reducir unos minutos.


Añadir ahora las especias cajún y las salchichas que teníamos reservadas.


Añadir el caldo de pollo hasta cubrir todos los ingredientes y dejar cocinar mínimo 20 minutos a fuego medio-bajo para evitar que se evapore demasiado, aunque tiene que reducir un poco para concentrar el sabor.


Pasado ese tiempo, comprobar de sal y añadir el arroz. Menear la cazuela para que quede bien distribuido y dejar cocer lentamente unos 15 o 20 minutos hasta que el arroz esté hecho. Tiene que quedar ligéramente meloso.
Cuando falten un par de minutos para que esté el arroz, colocar el gambón por encima del guiso para que con el vapor resultante se termine de cocinar. Dejar reposar el guiso cinco minutos con la cazuela tapada y justo antes de servir espolvorear con cilantro fresco picado.


Y a disfrutar!!! De verdad que os va a encantar este arroz, el abanico de sabores es tan amplio que resulta difícil explicarlo, tenéis que probarlo!






LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...