viernes, 8 de noviembre de 2013

Salsa de Tomate Asado

La salsa de tomate de brick es algo que siempre me ha dado mucha rabia. Intuyo que todo viene de cuando era pequeña e iba a comer a casa de una amiguita habitualmente y su madre, sabiendo que las dos éramos grandes adictas al arroz a la cubana, nos preparaba su versión. Siempre con tomate frito de brick, por supuesto. Lo que esa señora no sabía es que su hija y yo lo que queríamos era el arroz a la cubana de mi madre, con sus salsita de tomate y verduras casera y su platanito frito. Hoy en día hay más variedades y más calidad en la salsa de tomate frito de bote, pero hace 25 años (si, ¡qué vieja soy!) no había mucho dónde elegir.
Desde entonces he abogado siempre por preparar todo tipo de salsas caseras de tomate, más especiadas, menos, más reducidas, más ligeras... Y siempre buscando una salsa que valiera la pena embotar. Y ya la he encontrado. En el blog de Kanela & Limón, su salsa de tomate asado. Es verdaderamente fantástica. Para acompañar una pasta sencilla, pasando como base deliciosa para pizzas, hasta como complemento de recetas más elaboradas, la recomiendo de verdad. Vale la pena. Y ahora, vamos con ella!



Ingredientes (para 1litro de salsa, dependerá del grado de reducción de la salsa final):

- 2kg de tomates maduros
- 1 cebolla hermosa
- 2 dientes de ajo
- 1/2 pimiento rojo
- 2 cucharadas de azúcar (dependerá de la acidez de los tomates)
- 100ml de vino blanco
- 1 hoja de laurel
- 2 ramas de tomillo fresco (o en su defecto tomillo seco)
- Sal y pimienta al gusto
- Aceite de oliva virgen extra

(para la fase final)

- 1 cucharada de vinagre de módena
- 1 cucharada sopera hermosa de concentrado de tomate.

Preparación:

Precalentar el horno a 200ª
Cortar el tomate en trozos y poner en una bandeja apta para el horno. Cortar también y añadir el pimiento y la cebolla, así como los ajos. Regarlo con el vino blanco y un buen chorro de aceite de oliva. Salpimentar al gusto, añadir el azúcar y las hierbas.


Llevar al horno y cocinar a 200º entre 45 minutos y una hora.


Sacar del horno y traspasar toda la mezcla a una cazuela. Añadir ahora, el vinagre de módena y el concentrado de tomate. Rectificar el punto de sal y de azúcar.
Llevar al fuego y cocinar lentamente hasta que la salsa reduzca y adquiera el espesor deseado. Mínimo una hora, removiendo de vez en cuando.
A mi personalmente me gusta una salsa concentrada, tipo passata italiana, así que la dejé más tiempo, cerca de dos horas.
Para los delicados, como los que tengo en casa, yo la trituré y pasé después por el pasa-puré para retirar pellejitos indeseables, aunque no es estrictamente necesario.


La salsa se puede embotar al vacío de forma tradicional o simplemente congelarla.
Os la recomiendo, es absolutamente deliciosa.

6 comentarios:

  1. Que rica!!!! La verdad que no hay nada como las cosas hechas en casa, me encanta la presentacion, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es lo mejor, yo cada día que pasa vuelvo más a lo hecho en casa, cada vez tolero menos lo industrial... :D

      Eliminar
  2. vaya pintaza de tomate!, que rico para utilizar de mil maneras, la foto preciosa_! un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Intento mejorar cada día con el tema de las fotos :D Y la salsa, te la recomiendo, buenísima!

      Eliminar
  3. la trituras o la pasas por pasapure? tiene un pinta estupenda bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dos! Se me había olvidado comentarlo! No es estrictamente necesario, pero si quieres una salsa más fina sin tropezones, la trituras con la batidora y luego por el pasa-puré para eliminar pellejitos :D

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...