viernes, 31 de mayo de 2013

Arepas Venezolanas

Hoy me remito a mis raices. Mi madre venezolana y yo nacida en Tenerife he vivido comiendo arepas desde que yo recuerde. La arepa es el pan de sudamérica. De harina de maíz precocido, se fríen o se hornean. Las segundas más sanas que las primeras, pero no tan sabrosas. En casa las arepas las comemos rellenas de los más variados ingredientes, desde mezclas de atún con vegetales, simplemente queso o la clásica arepa de carne mechada. Cualquiera de las variantes es simplemente deliciosa!



Ingredientes (para 8 arepas medianitas):

- 1 taza de harina precocida de maíz blanco marca PAN
- 1 taza y 1/4 de agua (o mezcla de agua y leche)
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- Una pizca de sal

(Para los rellenos):

- 1 lata de atún
- 1/4 de cebolla picada muy fina
- 1 trozo de pimiento verde picado muy fino
- 1 trozo de pimiento rojo cortado muy fino
- Perejil picado
- Aceite, sal y vinagre para aliñar
- Queso Gouda en lonchas
- Jamón York en lonchas
- Sobrasada

Preparación:

Preparar la mezcla de atún con todos los ingredientes y aliñar al gusto. Reservar.
Poner la mezcla de agua y leche en un bol, añadir el aceite y templarlo un poco en el microondas. Añadir ahora el harina poco a poco. Mezclarlo con la mano. Al principio parece que queda una masa muy húmeda. Dejarla reposar unos minutos hasta que se hidrate bien, amasándola un poco de vez en cuando. Si después de 10 minutos la masa queda muy blanda, añadir un poquitín más de harina. Amasarlo un poco, cuanto apenas. La masa tienen que quedar moldeable y manejable pero más bien blandita..


Separar porciones como del tamaño de una pelota de golf y redondear bien con las palmas de las manos. De la misma manera, con las palmas, irlas achatando hasta conseguir la forma tipo tortita gordita de la arepa. Reservar tapadas con film transparente para que no se sequen hasta el momento de freírlas.


Freír en abundante aceite, primero de un lado y luego del otro, hasta que estén bien doradas.


Sacar a papel absorbente y con la ayuda de otro trozo gordo de papel y un cuchillo abrirlas en caliente para rellenar al gusto.


Jamón york y queso, queso sólo, queso y sobrasada, con la mezcla de atún... lo admite todo! La arepa estrella es la de carne mechada, pero hoy no tenía!
Mientras se van friendo conservar las que ya están rellenas al calor. Yo pongo el horno a 60º y en una fuente dentro las voy colocando hasta el momento de servir.
Con una buena ensalada son la cena ideal!





jueves, 30 de mayo de 2013

Gordon Ramsay's Meatloaf (Pastel de Carne Italiano)

Me encanta Gordon Ramsay. Me encanta como icono de la tele en USA, me encanta su forma de cocinar y me encantan sus recetas. Así que me tenía que lazar con una! Y ésta ha sido la elegida. Un pastel del carne muy al estilo inglés, aunque se llame "italiano". De textura súper suave y sabor apocalíptico no deja a nadie indiferente. No da demasiado trabajo, en cosa de 1 hora y media está listo para servir, y teniendo en cuenta que el 75% del tiempo lo pasa en el horno... Os lo recomiendo, para una reunión de muchos comensales creo que es perfecto!



Ingredientes (para 4 personas):

- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 1/2 cebolla dulce
- 1/2 pimiento rojo, verde y amarillo
- 6 champiñones
- 2 dientes de ajo
- 450g de carne de ternera picada
- 4 cucharadas de pan seco en trozos
- 3 cucharadas de queso parmesano en polvo
- 1 huevo
- 3 cucharadas de perejil fresco picado
- 1 cucharadita de orégano
- 3 cucharaditas de salsa inglesa Worcestershire
- 3 cucharaditas de vinagre balsámico
- Sal y pimienta negra recién molida al gusto

(Para la salsa Marinara):

- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 600g de tomate tamizado
- 1 cebolla
- 1 zanahoria
- 1 cucharadita de orégano
- 1 cucharadita de tomillo
- 1 cucharada de azúcar
- 1 cucharada de perejil fresco picado
- Sal y pimienta negra recién molida al gusto

Preparación:

Comenzar con la salsa o tenerla preparada el día de antes. Picar la cebolla y pochar a fuego medio hasta que esté transparente. Añadir el ajo. Seguir pochando unos minutos más. Mientras, rallar una zanahoria y añadírsela al sofrito. Rehogar unos minutos más y añadir el tomate. Salpimentar al gusto y añadir una cucharada de azúcar.


Cocinar a fuego lento una hora o hasta que haya reducido. Triturar con la batidora. Entonces, añadir las especias y el perejil.


Remover y reservar (o guardar en la nevera hasta el día siguiente).
Precalentar el horno a 180º
Para el meatloaf empezar con las verduras; picar los pimientos, la cebolla y el ajo y los champiñones.


Pochar a fuego medio hasta que la verdura esté tierna.


Apartar del fuego y esperar a que se enfríe. Mientras preparar la carne. Poner todos los ingredientes de la lista en un bol grande. Añadir el sofrito de verduras y amasar con las manos hasta obtener una mezcla homogénea (yo lo dejé reposar mientras se calentaba el horno unos 20 minutos antes de formar para que se integraran los sabores).
Engrasar una bandeja de horno, poner algo de salsa de tomate en el fondo y encima formar el pastel.


Cubrir de salsa Marinara y hornear una hora a 180º.




Sacar del horno, cortar en rodajas y servir caliente acompañado de más salsa.


La combinación de verduras con la carne es espectacular y el aliño de la carne es impresionante! Os recomiendo este plato porque es casi telúrico!!


miércoles, 29 de mayo de 2013

Pizza Profesional

¿Quién no ha querido nunca preparar una pizza 100% casera y triunfar como un profesional? Hoy os traigo la receta perfecta para que en casa os coronen pizzeros mayores! El secreto radica en dejar dormir la masa toda la noche en la nevera, así fermentará despacio y se cuajará de los sabores y aromas necesarios para conseguir ese acabado de restaurante profesional. Y por supuesto, el horneado es primordial. Utilizaremos una técnica que casi nadie que hace pizza en casa utiliza. Desde que descubrí esta receta gracias a Iban Yarza y al programa de cocina Robin Food, la calidad de mis pizzas ha tocado techo! Hacedme caso, intentarlo, habrá un antes y un después en vuestras pizzas.




Ingredientes (para 2 pizzas individuales o 1 tamaño bandeja de horno):

- 200g de harina panificable
- 50g de sémola fina de trigo (o harina de trigo duro; a la venta en cualquier pakistaní del barrio)
- 150g de agua (según la absorción de la harina, puede ser un poca más)
- 10g de aceite de oliva
- 5g de sal
- 2,5g de levadura fresca de panadero (0,75g si es levadura seca liofilizada, sí, es muy poca, pero más que suficiente, NO tengáis la tentación de añadirle más!)

Preparación:

Poner todos los ingredientes en un bol y mezclar. Pasar a la encimera y amasar someramente hasta que todo esté bien integrado. Hacer una bola y meter en un tupper untado en aceite de oliva suficientemente grande para que duplique tamaño. Dejar reposar una hora para que arranque la fermentación y meter en la nevera hasta el día siguiente (mínimo 24h).


Precalentar el horno a tope, a todo lo que dé, con la bandeja DENTRO en el carril más alto.
Sacar la masa de la nevera para un atemperado de una hora. Pasado ese tiempo sacar la masa a la encimera bien enharinada, cortar en dos trozos iguales y bolear cada uno. Dejar reposar 15 minutos para que el gluten se relaje y poder estirar bien cada porción.
Pasado ese tiempo estirar cada porción, o bien con rodillo o bien con la mano, hasta obtener una pizza de tamaño individual de restaurante. La masa debe quedar muy fina. Colocar cada pizza estirada encima de papel sulfurizado.
Rellenarla al gusto sin abusar de la salsa ni de ingredientes crudos que puedan soltar demasiada agua para que la masa no se empape.


El orégano se dejará para el final, si se hornea desde el principio se quemará y perderá su aroma.
Ahora viene el quid de la cuestión. La pizza se horneará en el SUELO del horno, sí, habéis leído bien, en el suelo. Esa es la parte que alcanza más temperatura en un horno casero y con ello se emulará un horno profesional de solera.
Para ello será necesario conseguir una bandeja, un cartón duro, algo que permita depositar la pizza dentro del horno con un buen golpe de muñeca sin quemarse (yo utilizo el lateral del ordenador viejo)
Así que, llegado el momento, abrir la puerta del horno, dejar resbalar la pizza con su papel sulfurizado en el suelo del horno y cerrar. Dejarla ahí 5 o 6 minutos, sacarla con ayuda del cartón o la bandeja y depositarla en la bandeja que tendremos en la parte superior, muy caliente, para que con la resistencia de arriba se terminen de gratinar los ingredientes.


Cerrar la puerta, dejar recuperar un par de minutos la temperatura y depositar la otra pizza en el suelo. Sacar la de arriba a los cinco minutos o cuando esté al gusto de cada uno. Cambiar la de abajo arriba y terminar.
Espolvorear con orégano y servir caliente!
Las dos pizzas salen en menos de 15 minutos del horno, con una diferencia de minutos entre cada una, calientes, crujientes y deliciosas.
Os lo aseguro, si seguís mis consejos triunfaréis como la Coca-Cola!!!


martes, 28 de mayo de 2013

Calabacines Luna Rellenos

Llevaba tiempo buscando estos calabacines y no había manera, en las fruterías del barrio nadie los traía. Y el otro día, acompañando a mis suegros al Lidl, al pasar por la sección de verduras, ¡bingo! allí estaban. La receta está inspirada en una receta de El Mercado Calabajío, acoplada a lo que tenía por mi despensa. Es una receta vistosa pero muy, muy sencilla. Además de rápida ya que utilizaremos el microondas para asar los calabacines!



Ingredientes (para 2 personas):

- 2 calabacines luna
- 2 longanizas blancas frescas (sin la tripa)
- 1 cebolla
- Queso rallado de sabor fuerte


Preparación:

Lavar bien los calabacines bajo el grifo. Cortarles el rabito formando un sombrero. Colocar en un plato (las tapas no) y tapar con film sin escatimar, un par de vueltas, que queden bien sellados. Meter al microondas a potencia máxima entre 11 y 12 minutos. Cuando estén, sacar del film y dejar enfriar. Poner las tapitas aprovechando el mismo film y meterlas al microondas, esta vez sólo 4 minutos. Sacar y reservar. Cuando los calabacines se hayan enfríado un poco, vaciarlos con una cucharita, reservando la pulpa.


Mientras, picar la cebolla finamente y llevar al fuego con un chorrito de aceite de oliva. Pochar a fuego medio hasta que esté transparente y comenzando a dorar. Entonces añadir la carne que le hemos sacado a los calabacines asados y la carne de las longanizas. Remover y pochar unos minutos más.
Apartar del fuego y añadir un puñado de queso rallado. Remover y empezar a rellenar los calabacines.


Meter al horno precalentado con el grill fuerte unos 10 minutos hasta que empiecen a tostar por encima.


Sacarlos y ponerles un poco más de queso rallado y meterlos otra vez en el horno 5 minutos más para gratinar.


Servir templados acompañados de un arroz blanco o ensalada verde. ¡Están de pecado! ¡Además son ideales para tupper!



lunes, 27 de mayo de 2013

Bizcocho de Espelta/Escanda

Triticum Espelta o Escanda Mayor. La espelta es una variedad antiquísima de trigo. Desde la edad media se cultiva en Asturias, Suiza, Tirol y sur de Alemania. Es más resistente a las inclemencias del tiempo y a las plagas que su primo el trigo, pero su cosecha por hectáreas es bastante inferior, lo que hace que poco a poco se vaya dejando de producir. Mucho más digestiva que el trigo, genera menos alergias, con lo que los intolerantes al trigo es fácil que puedan consumirla. Pero al contener también gluten no la hace apta para celíacos. Hoy en día se está volviendo a ella gracias a los cultivos ecológicos, la espelta está de moda. Así que, os animo a probarla! Si no os atrevéis con un pan de espelta, ¿por qué no un bizcocho?


Ingredientes:

- 125g de mantequilla en punto de pomada
- 125g de aceite suave (yo girasol)
- 150g de harina de espelta blanca
- 100g de harina de espelta integral
- 200g de azúcar
- 3 huevos
- 1 limón (sólo ralladura)
- 7g de impulsor (1/2 sobre de Royal©)

Preparación:

Precalentar el horno a 180º
Batir los huevos con el azúcar hasta que aumenten de volúmen y estén blancos, montados como un merengue suave. Añadir el aceite y la mantequilla sin dejar de batir. Añadir también la ralladura del limón. Cuando esté todo bien mezclado, añadir las harinas mezcladas con el impulsor poco a poco, para que no se baje la mezcla. En el momento sea una masa homogénea dejar de batir y pasar la pasta al molde, es muy espesa y esponjosa.


Hornear entre 30 y 35 minutos (dependerá del horno) hasta que esté dorado y al pinchar con un palillo en el centro salga limpio.
Este bizcocho es perfecto para el desayuno, o para acompañar un té a media tarde. Sin ser excesivamente dulce, te regala el paladar de forma sutil y sabrosa. Probarlo, no os defraudará!


domingo, 26 de mayo de 2013

Cookies Crujientes

Las cookies son mi pasión, creo que ya lo comenté en la entrada de las cookies de chocolate. Llevo mucho tiempo experimentando recetas con la esperanza de encontrar una cookie crujiente, hasta hora sólo había conseguido texturas más bien blanditas y suaves. Pero con esta receta creo que he dado en el clavo. El secreto, el azúcar utilizado, sólo azúcar blanco, el de toda la vida.



Ingredientes (para unas 23 o 24 cookies):

- 300g de harina
- 220g de azúcar
- 190g de pepitas de chocolate o chocolate en trozos
- 125g de mantequilla ablandada
- 1 huevo L
- 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
- 1 cucharadita de sal
- 1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación:

Precalentar el horno a 190º.
Tamizar la harina junto con la sal y el bicarbonato. Reservar.
Batir la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar hasta que blanquee y esté esponjosa. Añadir el huevo someramente batido y la vainilla y mezclar muy bien hasta integrar. Añadir la mezcla de harina tamizada y mezclar, lo justo para que no haya harina seca. Añadir el chocolate y darle un par de vueltas más pero sin pasarse.


Hacer porciones de unos 40g y hacer bolitas con cada una.
colocar la mitad en la bandeja del horno sobre papel sulfurizado bien separadas.


Aplastarlas con el culo de un vaso hasta obtener discos de unos 6 o 7 milímetros de grosor. Hornear alrededor de 15 minutos. Hasta que empiecen a dorar por los bordes y el centro esté aún blandito al tacto.
Sacar la bandeja y dejar atemperar un par de minutos. Transferir las cookies para enfriarlas sobre una rejilla.


Hornear el resto de la misma manera.
Dejar enfriar bien y... ¡ya podéis disfrutar de una cookie crujiente!



sábado, 25 de mayo de 2013

Tomates Rellenos

Los tomates, con sus mil y una variedades nos alegran un plato con su color y fantástico sabor. Crudos, cocinados, los tomates son otro magnífico regalo que nos trajo Colón de las Américas!
La receta de hoy los presenta como aperitivo o pequeño entrante o guarnición. Es una receta fresca y sencilla, perfecta para las temperaturas que se avecinan!



Ingredientes (para 4 personas):

- 4 tomates maduros de tamaño medio
- 1 lata pequeña de maíz dulce
- 2 latas pequeñas de atún en aceite
- 2 cucharadas de mayonesa
- 2 huevos duros
- 2 cucharadas de menta fresca picada

Preparación:

Picar finamente el huevo duro. Reservar.
Cortar el pedúnculo a los tomates y vaciar con una cuchara en un plato.


Picar bien la pulpa extraída. Mezclarla con el atún bien escurrido, el maíz y la mayonesa. Comprobar de sabor y añadir un poco de sal si fuera necesario. Añadir la menta y mezclar hasta que esté homogéneo.


Cortar una rodaja muy fina de la base de los tomates (servirá para crear una base y que los tomates estén estables en el plato). Rellenar con una cuchara repartiendo equitativamente el relleno entre todos los tomates.


Servir fresquitos adornados con menta seca, deliciosos y sanos!


viernes, 24 de mayo de 2013

Faláfel (Croquetas de Garbanzos) con Raita de Menta

El faláfel es la croqueta vegetariana por excelencia. De origen incierto (se cree que fue en la India) se comen sólas, acompañadas de salsa de menta o tahini o también en bocadillo utilizando pan de pita. Se preparan utilizando garbanzos o habas  crudos remojados (NUNCA cocidos). Los egipcios preparan el faláfel sólo con habas. Yo voy a preparar el que es sólo de garbanzos. El acompañamiento estrella es la salsa de yogur y menta, aunque en muchas zonas de marruecos se acompaña de salsa taratur (a base de tahina y zumo de limón).



Ingredientes (para unos 12 faláfel):

- 200g de garbanzos secos
- 2 cucharadas grandes de cilantro picado
- 1 cucharada grande de perejil picado
- 1 cebolla
- 1 diente de ajo
- 1 cucharaditas de comino molido
- 1 cucharadita de Ras-el-Hanut ( una mezcla de especias marroquí que lleva: pimienta negra, comino, cardamomo, nuez moscada, canela, pimentón y jengibre)
- 1/2 cucharadita de impulsor (Royal©)
- 1 cucharadita de sal
- Harina de garbanzos

(para la Raita de Menta):

- 1 yogur azucarado (o natural con una cucharadita de azúcar)
- 2 cucharadas de menta o hierbabuena picada
- 2 cucharadas de zumo de limón
- Sal y pimienta al gusto
- 1/4 de cebolla picada muy finita (opcional)

Preparación:

La noche de antes poner a remojo los garbanzos con agua suficiente para que dupliquen volúmen. Tapar y dejar toda la noche.
Para preparar el faláfel triturar los garbanzos con la picadora hasta conseguir una consistencia arenosa. (Esto va un poco en gustos, a mi me gusta el faláfel más con trocitos que completamente triturado).


Pasar a una fuente. En la misma picadora poner la cebolla, el impulsor, el ajo, la sal y las especias, el cilantro y el perejil.


Triturar hasta conseguir una mezcla homogénea. Añadir esta mezcla a los garbanzos triturados. Mezclar con la mano hasta conseguir unificar todos los ingredientes.


Meter en la nevera y dejar reposar mínimo media hora para que se integren los sabores y la masa asiente.
Mientras, preparar la raita. Poner en un cuenco el yogur y batirlo hasta que quede cremoso, añadir los demás ingredientes y mezclar bien. A mi personalmente me gusta machacar parte de la menta en el mortero y añadírsela así para un extra de sabor y color.
Sacar la pasta del faláfel de la nevera y empezar a formarlos. Si la masa se desmorona o es dificil formar la bolita porque el garbanzo ha soltado mucha agua al triturarlo añadir una o dos cucharadas de harina de garbanzo para compactar un poco la mezcla. Formar bolitas del tamaño de una nuez y luego aplanarlas hasta obtener discos gorditos.


Freír en abundante aceite unos 2 o 3 minutos por cada lado hasta que estén bien doraditas.
Servir templadas acompañadas de la salsa de yogur y menta.


O también con un fantástico pan de pita casero en forma de bocadillo!


jueves, 23 de mayo de 2013

Pan de Pita

¿Hay algo mejor que una pita casera 100%, absolutamente TODO hecho en casa? Yo pienso que no, y ¿vosotr@?
Las pitas las descubrí en Lisboa, de la mano de la "pita shawarma". Me encantó el formato, el pan plano, la carne condimentada... La verdura, el queso... Simplemente fantástico.


Hasta ahora hacía las pitas o kebabs caseros con pan de pita comprado, pero llegó un día que me dije: esto no debe ser taaaan complicado. Investigué un poco y vi que simplemente era una masa de pan básico, formada en discos de 3mm de grososr y horneada a altísimas temperaturas.
Así que me puse a ello y esta es mi versión:

(Todavía hinchaditos al salir del horno!)

Ingredientes (para 8 pitas):

- 250g de harina panadera
- 150g agua
- 20g aceite de oliva
- 5g de sal
- 5g de levadura fresca

Preparación:

Poner todos los ingredientes en un bol y mezclarlos hasta conseguir una bola.


Pasar a la encimera y amasar entre 10 y 15 minutos hasta obtener una masa lisa y brillante que pase la prueba de la membrana. Es una masa sequita, no debe dar problemas para amasar con la técnica clásica.


Hacer una bola y dejar reposar en un bol tapada con un trapo para un primer levado hasta que duplique volúmen.
Encender el horno para que vaya calentando a 250º, al máximo.
Porcionar en trozos de 50g cada uno, bolear y dejar reposar 10 minutos.


Para formar la pita simplemente estirar cada bola con el rodillo hasta obtener discos de 2 o 3 mm de grosor. Tapar con un trapo y dejar reposar unos 5 o 10 minutos mientras se termina de calentar el horno. No dejarlas reposar más porque entonces se comenzará a formar la estructura de la miga lo que impedirá a la pita hincharse como un globo en el horno formando el bolsillo interior carácterístico de este pan.


Como yo no tengo piedra de hornear, horneé mis pitas como horneo la pizza, en el suelo del horno, la parte más caliente con diferencia.
Depositar suavemente los discos en el suelo del horno, cerrar la puerta y esperar un par de minutos. Se hincharán como globos. Abrir, darles la vuelta para que el doradito del centro esté en los dos lados, cerrar y dejar otro minuto. Sacar y envolver en un trapo para mantenerlas tiernas. Hacerlo así con todas las pitas. La pita es un pan muy blando y muy tierno, no dejar más de 3 o 4 minutos en total porque se tostaría demasiado y luego al enfriar endurecería no siendo lo suficientemente maleable a la hora de rellenarlo.


Se pueden comer recién hechas templadas para acompañar dips o rellenarlas con todo tipo de ingredientes preparando un fantástico kebab casero o un falafel en pan de pita... Las posibilidades son infinitas!



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...