lunes, 31 de marzo de 2014

Fetuccini Alfredo

Hoy toca una receta italiana muy difundida en Estados Unidos y que yo no conocía. La salsa "Alfredo" nació en Roma de principios del siglo XX. Originalmente era una emulsión de mantequilla y parmesano. La versión americana es más densa y cremosa porque además lleva nata. Esta salsa es ideal para espaghetti o fetuccini. Se puede tomar sola o aderezarla con los más variados ingredientes: setas, gambas... todo está admitido! Es de esas recetas que en un principio no te llama la atención, pero que, cuando la pruebas, ya no puedes vivir sin ella. Es tan sencilla de preparar que hasta el que no tiene nociones de cocina podrá conseguir un magnífico resultado.



Ingredientes (para 2 personas):

- 60g de mantequilla
- 200ml de nata para cocinar
- 60g de queso parmesano rallado
- 1 diente de ajo
- Sal y pimienta negra
- Perejil freco picado
- 160g de cintas al huevo



Preparación:

Machacar el diente de ajo en el mortero. Reservar.


Poner la mantequilla en una cazuela, cuando esté caliente añadir el ajo machacado y darle un par de vueltas. Enseguida, para impedir que el ajo se queme, añadir la nata y mezclar con unas varillas. La salsa comenzará a espesar. Añadir el parmesano y remover hasta integrar. Hay que conseguir una crema suave y sin grumos. Sazonar al gusto con un poco de sal, pimienta negra recién molida y el perejil picado.


Dejar cocer unos minutos a fuego suave hasta que reduzca un poco y adquiera la espesura deseada. Es importante que no hierva a borbotones.
Cocer la pasta en abundante agua, añadir la salsa...


Y a chuparse los dedos!!

martes, 25 de marzo de 2014

Pan 100% Kamut (Triticum Turgidum)

La harina de triticum turgidum o más comunmente conocido como Kamut, su nombre comercial, es una de mis harinas preferidas. Es una variedad de trigo duro, originaria de Egipto y que no ha sido hibridada. De ahí que sea más tolerable para aquellos que sufren algún tipo de alergia al trigo o al gluten, al no haber sido modificada genéticamente.
Los trigos duros se han utilizado siempre para hacer pan en el sur de España e Italia así como en el norte de África. Y os puedo asegurar que el resultado es excepcional. Un pan para repetir, con una miga húmeda y jugosa, ciertamente dulzona que, junto con esa corteza dorada, de color casi imposible, os robará el corazón.


El pan que os voy a compartir hoy es la versión del libro PAN CASERO de Iban Yarza. Esta receta utiliza una biga (o prefermento sólido) elaborado con kamut, lo que aportará mucho sabor al pan sin demasiada complicación. Así que, metámonos ya en harina...

Ingredientes:

(para la biga)

- 140g de harina de kamut
- 65g agua
- 2g de levadura fresca de panadero (0,7g si es en polvo liofilizada)

(para la masa final)

- Toda la biga
- 360g de harina de kamut
- 280g de agua (69%)
- 10g de sal
- 2g de levadura fresca de panadero (0,7g si es en polvo liofilizada)



Preparación:

El día de antes a la elaboración del pan mezclar los ingredientes de la biga amasándolos un par de minutos para conseguir una bola densa bien homogénea.


Colocar en un recipiente hermético bien tapado y meter en la nevera hasta el día siguiente (puede aguantar hasta tres días sin problemas).


Al sacarlo, ver cómo ha fermentado, ya huele a pan.


Mezclar la harina y el agua de la receta. Dejarlo reposar unos 20 o 25 minutos.


Este proceso se conoce como autolisis y sirve, entre muchas otras cosas (más técnicas), para hidratar bien la harina, facilitar el amasado y, posteriormente, dar mejor estructura al pan.


Después de este reposo la masa estará mucho más manejable. Añadir la sal, la biga en trozos y la levadura desmenuzada.


Amasar un minuto o dos. Dejar reposar cinco y volver a amasar otro poco. En dos o tres tandas de amasados y reposos la masa estará lista, fina, lisa y satinada.


Colocar en un bol aceitado ligeramente y dejar que duplique volumen. Este paso también se puede hacer en la nevera de un día para otro. Pero con el Kamut yo NO lo recomiendo ya que es una harina que no aguanta bien las fermentaciones largas en frío. Mejor empezar y terminar sin alargar demasiado el proceso.
Con mucho cuidado sacar la masa fermentada del bol sobre una superficie enharinada y dar una preforma de bola.


Dejar reposar 10 minutos y entonces darle la forma final, un batard alargado, más bien un barrote grueso. Dejar reposar sobre un trapo bien enharinado con el cierre del formado hacia arriba.


Yo para que mantenga la forma durante el reposo coloco un par de libros en los lados para ayudar.


La duración del segundo levado es orientativa, el libro habla de 1h y media, pero todo dependerá de las condiciones de humedad y temperatura de vuestra cocina. Es necesario que el pan aumente de volumen de manera evidente pero sin llegar a duplicar.
Precalentar el horno a 250º con la bandeja dentro y otra bandeja metálica vacía (o con tuercas y tornillos, o con piedras volcánicas) en la base del horno.
Cuando el pan esté en su punto justo, volcar, con el sello hacia abajo, sobre la bandeja o pala (siempre sobre papel de hornear) que se utilizará para trasladar el pan a la bandeja caliente que está dentro del horno.
Practicar un corte longitudinal, de punta a punta, con una cuchilla bien afilada.


Meter al horno y a la vez vaciar medio vaso de agua en la bandeja caliente en el suelo del horno. Esto producirá el vapor necesario para el correcto desarrollo de la masa en el horno. También dejar sólo la resistencia inferior del horno, si es posible.
Hornear los primeros 15 minutos a 250º. Después, sacar la bandeja con el agua y bajar a 200º, encendiendo otra vez las dos resistencias, hornear así otros 40 minutos.
Sacar y dejar enfriar bien sobre una rejilla.
Y a disfrutar. Os lo prometo. ¡Es mi pan preferido!



viernes, 21 de marzo de 2014

Palometa con Tomate

Bueno, ¡ya estoy aquí de nuevo! Después de más de dos semanas sin publicar vuelvo a la carga con una receta de pescado que va a hacer las delicias de los más pequeños de la casa. La palometa (o japuta) es un pescado barato apto para hacer filetes limpios y sin espinas, ideal para los niños. De sabor suave es perfecta para acompañarla con una salsa de tomate casera. Un sabor de siempre que os aconsejo acompañéis con una buena barra de pan, ¡la necesitaréis! A mi peque de cuatro años le chifla, y, recuerdo que a mi hermano y a mi, cuando éramos pequeños, nos encantaba. Mi madre la preparaba a menudo, sobretodo cuando era la época.
¿Vamos a ello?



Ingredientes (para 4 personas):

- 1 palometa hermosa (limpia y hecha filetes, en la pescadería os lo hacen sin problemas, incluida la de Mercadona)
- Sal y Pimienta
- Harina para todo uso
- Aceite de oliva

(para la salsa)

- 1 cebolla
- 1 lata de tomate triturado
- Hierbas provenzales
- Sal y pimienta
- 2 cucharadas de azúcar

Preparación:

Poner la salsa al fuego para que cocine lentamente. Empezar pelando y picando finamente la cebolla.


Llevar al fuego con dos cucharadas de aceite de oliva y pochar a fuego medio bajo hasta que esté transparente y blandita.


Añadir el tomate, la sal, la pimienta y las especias. Añadir también el azúcar y dejar cocinar a fuego lento hasta que reduzca un poco y quede espesita. Probar de sal y corregir el punto de acidez, si es necesario.


Mientras, preparar el pescado. Verificar los filetes y eliminar cualquier espina que haya quedado de la pescadería.


Salpimentar y pasar por harina.


Freír en abundante aceite, vuelta y vuelta, sólo sellarlos.


Sacarlos a un papel absorbente y después añadírselos a la salsa. Dejarlos cocinar a fuego lento unos minutos. El pescado se cocina muy, muy rápido, tener cuidado para que no quede seco.
Servir acompañado de unas patatitas fritas, o si apetece, algo de verde, unos guisantes, unas judías verdes al punto... Los peques de la casa se chuparán los dedos... ¡os lo prometo!




martes, 11 de marzo de 2014

Crema de Judías Verdes con Mascarpone

Ya se acaba el invierno, llegan las Fallas y, aquí en Valencia, los petardos ya suenan por las calles recordando que el buen tiempo se acerca. Pero, a pesar de ello, todavía hace frío por las mañanas y a mi el cuerpo me pide cuchara. Me encantan las cremas de verduras, ligeras y sanas, complementan una comida de manera genial.
La "sopa de feijão verde" era una de mis preferidas cuando vivía en Lisboa, aquí en España no es muy común hacer una crema sólo con esta verdura, yo os la aconsejo encarecidamente. El resultado es muy suave y fino y, por supuesto, delicioso!



Ingredientes (para 3 o 4 personas):

- 300g de judía verde plana
- 2 patatas medianas
- 1 puerro hermoso
- 500ml de caldo de verduras (o en su defecto agua y una pastilla de caldo de verduras)
- Ghee (o en su defecto mantequilla y un chorrito de aceite de oliva)
- 150g de queso mascarpone
- Pimienta Negra
- Tomillo

Preparación:

Limpiar las judías eliminando todas los extremos y las fibras laterales (yo lo hago con el pelapatatas en muy poco tiempo). Trocear y reservar. Pelar y trocear la patata, reservar.
En una cazuela poner a pochar el puerro con el ghee.


Cuando empiece a estar tierno, añadir la judía verde y la patata.


Dar un par de vueltas y bajar el fuego. añadir la pimienta negra recién molida y el tomillo.


Añadir el caldo completando con agua hasta cubrir toda la verdura y cocinar durante 15 o 20 minutos o hasta que la patata esté blanda.
Quitar un poco de caldo si se aprecia que sobra y triturar hasta obtener una crema muy fina. Añadir el queso mascarpone y batir un poco más.
Servirla acompañada de un poco de bacon a la plancha y lascas de Parmesano. ¡Para chuparse los dedos!


De cualquiera de las maneras es una crema muy fina y sabrosa que acompaña perfectamente cualquier tipo de comida, desde la más informal hasta una cena más soberbia. Y perfecta para el tupper si tienes que comer fuera de casa!


domingo, 2 de marzo de 2014

Auténtico "Chilli con Carne"

El "Chilli con Carne", es de esas preparaciones que me resistía a preparar. La cuestión es que lo gasto mucho, cuando hago comida mexicana, siempre acompaña bien. Además es indispensable para preparar unos auténticos "Nachos Suprême" como los del Foster's Hollywood. Y siempre acababa muriendo en esos fatídicos preparados de la marca "Old El Paso". Que no es que estén mal, para salir del paso vale. Pero nada que ver con algo casero 100%. Finalmente me decidí, no podía ser, yo abogando por las cosas caseras y comprando una lata de algo que no debía de ser muy complicado. De verdad, no os podéis imaginar qué diferencia. Además de que es una preparación muy sencilla, no utiliza ingredientes demasiado extraños y se preprara en ralativamente poco tiempo. Para una comida completa acompañado de arroz blanco es genial. O para complementar diversas preparaciones "Tex-Mex" es ideal.


Después de investigar un poco, leer muchas recetas en inglés y castellano, me decidí por tomar de base la receta del Mercado Calabajío, blog que sabéis, me encanta. Por supuesto, esta es mi versión, ligeramente tuneada, ¿vamos a ello?

Ingredientes (para 4 personas):

- 250g de carne picada mixta (ternera y magro)
- 400g de alubias rojas cocidas
- 250ml de tomate triturado (o el equivalente en tomate fresco rallado)
- 1 cebolla grande
- 1/2 pimiento rojo
- 1/2 pimiento amarillo
- 1 pimiento verde italiano
- 1 zanahoria hermosa
- 2 dientes de ajo
- 1 cda de postre de cominos
- 1 cda sopera rasa de pimentón
- 1 cdta de café de canela
- 1 cdta de café de cayena molida
- 1 cucharada sopera de orégano
- 2 hojas de laurel
- Sal y pimienta
- 1 chorro de vinagre de módena
- 1 vasito de vino tinto
- 1/2 vasito de Jack Daniel's
- Aceite de oliva

Preparación:

Picar la cebolla menuda y reservar. Picar los pimientos y reservar. Picar la zanahoria y el ajo.


Pochar la cebolla con un buen chorro de aceite a fuego medio hasta que comience a estar transparente.


Añadir los pimientos, la zanahoria y el ajo.


Pochar todo junto hasta que la verdura esté bien melosa.



Añadir ahora la carne y las especias (menos el pimentón, no queremos que se queme y amargue).


Rehogar todo junto hasta que la carne esté bien cocinada y comenzando a oscurecer.
Añadir el pimentón e integrar.


Añadir ahora el Jack Daniel's y flambear hasta que se consuma el alcohol.
Añadir el vino y el vinagre. Dejar reducir un poco.


Añadir ahora el tomate y rehogar todo junto unos 10 o 15 minutos hasta que el tomate se cocine y empiece a reducir.


Añadir ahora las alubias con algo del caldo de la cocción. Dejar cocinar para que se integren los sabores.


¡Y ya está! ¡Así de simple!
Servir acompañado de arroz blanco y espolvoreado con cilantro fresco picado.


Es un plato completo y muy, muy rico! Además de que sirve como base para otras preparaciones. Es ideal para congelar en tupperwares pequeños e ir sacando en la medida que lo vamos necesitando.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...