domingo, 25 de mayo de 2014

Palomitas Dulces (al estilo portugués)

Hoy traigo una entrada sencilla, más que una receta propiamente dicha, es una curiosidad. Siempre he sido muy cinéfila y he llegado a ir tanto al cine que no había películas en cartel que no hubiera visto, tenía que esperar al día del estreno. Todo esto viene porque en Portugal las palomitas que se venden en los cines son unas palomitas dulces absolutamente deliciosas. También tienen las saladas a las que estamos acostumbrados aquí en España, pero las que más se venden son las dulces. Y no son las palomitas dulces que conocemos por aquí, marrones de caramelo, pegadas en un bloque. Estas palomitas que os comento, de aspecto parecen palomitas normales, no podrías decir que son dulces a simple vista. Pero luego, cuando las pruebas, tienen un ligero sabor a toffee, nada, nada empalagoso que las hace completamente adictivas. ¿Os animáis a probarlas? Mi peque ya no quiere las saladas!




Ingredientes (para un bol de buen tamaño casi lleno):

- 4 cucharadas soperas de maíz para palomitas
- 4 cucharadas soperas de azúcar (no colmadas)
- 4 cucharadas soperas de agua
- 3 cucharadas de aceite de oliva suave (o girasol)

Preparación:

Poner todos los ingredientes en una cazuela medianamente profunda. Mover bien, para que el azúcar se deshaga en el agua e impregne bien los granos.


Llevar a fuego medio tapado moviendo la cazuela de vez en cuando. Le costará unos minutos coger temperatura, pero al rato empezarán a estallar las palomitas.
Bajar el fuego y seguir meneando la cazuela de vez en cuando mientras seguimos oyendo el estallar de las palomitas. Cuando dejen de hacer ruido apartar del fuego, destapar con cuidado porque hay vapor y quema y remover con una cuchara de palo.
Pasar a un bol... y disfrutar!!! Y todo en unos 15 minutos!! 


jueves, 22 de mayo de 2014

Brownie (El Mejor del Mundo Mundial)

Pues eso, el mejor brownie del mundo mundial. Llevo años buscando la receta perfecta. Quienes me siguen desde el principio saben que en el blog había una receta de brownie con unas fotos bastante penosas que ahora he retirado. Creo que ese brownie no le llega ni a la suela de los zapatos a la receta que hoy os traigo. Harta de probar y probar recetas que hay por la web y cansada de no dar con las proporciones adecuadas de los ingredientes para que que quede con la textura perfecta que yo creo que debe de tener, me he puesto manos la obra y he creado mi propia receta. Partiendo de una base (una receta antiquísima que tenía apuntada en mi libreta de recetas) he ido modificando y añadiendo pequeños toques que al final  consiguen que alcancemos el cielo de los brownies. Con una corteza crujiente y un interior untuoso con notas de toffe y vainilla que se deshace en tu boca, este es el brownie perfecto y hoy lo comparto con vosotr@s.



Ingredientes (para un molde de unos 24x29cm):

- 185 g de mantequilla (si se utilizan chocolates muy puros, añadir algo más, hasta los 200-220g)
- 220 g de cobertura de chocolate (min 55%, como más rico queda es con un porcentaje de cacao rondando el 65-70%)
- 4 huevos (tamaño L)
- 200g de azúcar blanco
- 50g azúcar moreno
- 115g de harina
- 25g de cacao puro en polvo Valor (el de la lata, no confundir con el paquete de chocolate a la taza)
- 100g de nueces
- 1/4 de cucharadita de sal
- 1 cucharadita de esencia de vainilla

NOTA: Si utilizáis otros chocolates con mayor porcentaje de cacao tener en cuenta que al llevar menos proporción de manteca el brownie no quedará tan cremosito por dentro. Añadir algo más de mantequilla si se desea ese extra de cremosidad en el interior. Si sois más de bizcochos densos y más bien sequitos no toquéis las proporciones iniciales.

Preparación:

Precalentar el horno a 190º arriba y abajo.
Preparar el molde que vayamos a utilizar. a mi me gusta forrarlo con papel de hornear.


Trocear someramente las nueces a cuchillo y reservar.


Trocear el chocolate y la mantequilla en un bol y derretir. Podéis hacerlo al baño maría o, como en mi caso, en el microondas.


Yo pongo primero un minuto a potencia máxima, saco, remuevo y luego voy de 20 en 20 segundos, sacando y removiendo hasta que el chocolate esté completamente derretido. Siempre con mucho cuidado de que no hierva, ya que se quemaría y amargaría.


Por otro lado mezclar la harina, el cacao en polvo y la sal.
En un bol grande poner los dos tipos de azúcar y los huevos. Batir con unas varillas sin incorporar demasiado aire a la mezcla.


Añadir la vainilla y añadir también la mezcla de chocolate y mantequilla y mezclar.


Poco a poco ir incorporando la harina con el cacao y cuando ya esté bien integrado añadir las nueces troceadas.


Pasar al molde y hornear alrededor de 25 minutos a 190º, aunque dependerá de vuestro horno. La parte superior debe quedar ligeramente crujiente y el interior no demasiado seco. Al pinchar con un palillo en el centro tiene que salir un poco sucio.


Dejar enfriar y servir cortado en cuadrados y espolvoreado con azúcar glas.


Aunque a mi como más me gusta es ¡con una buena bola de helado de vainilla! Ya que pecamos... ¡hagámoslo a lo grande!



miércoles, 14 de mayo de 2014

Molletes de Antequera

Fiel a mi promesa de la semana pasada de intentar traeros, al menos, una receta a la semana, aquí estoy. Volvemos a meternos en harina, que ya tocaba y hoy nos vamos al sur, a Málaga.
El mollete, pan blandito por excelencia, es casi plano, casi sin corteza y de miga suave. Hace las delicias de los más pequeños en esos bocatas para el cole. Y nosotros, adultos, nos desvivimos por un mollete tostado con tomate restregado y unas lonchas de buen jamón. Primo cercano de la pita, la diferencia que los caracteriza es que el mollete tiene miga, la pita, en su ausencia, nos presenta ese bolsillo tan característico.
Para conseguir un buen mollete es primordial el equilibrio entre una harina floja y una harina recia o de trigo duro, tan utilizada por el sur; y la adición de algo de grasa, tradicionalmente manteca de cerdo, aunque si no os gusta o preferís unos molletes veganos, podéis cambiarla por la misma cantidad de aceite de oliva, aunque yo os recomiendo que primero los probéis con la manteca, le da una suavidad a la miga, sin aportar sabor, sublime!


Mi receta, como no podía ser de otra manera, viene de El Foro del Pan, de mano de MMF, la forera sureña reina de los molletes junto a Un Pedazo de Pan, una panarra de pro con un blog que es una delicia, no dudéis en visitarla si necesitáis recetas de lo que sea, o por el simple placer de leer y aprender.

Ingredientes (para unos 10 molletes):

(Para el poolish)

- 150g agua
- 100g harina panadera (si no tenéis, la roja y la azul de Mercadona mezclada a partes iguales)
- 1g levadura fresca

(Para la masa final)

- Todo el poolish
- 300 g harina repostería
- 100 g harina recia
- 150 g agua
- 20 g manteca de cerdo
- 10 g sal
- 3 g levadura fresca

NOTA: La harina recia es harina de trigo duro. La gente del Sur la encontrará fácilmente, pero si no la encontráis como tal, podéis substituirla por kamut o semolina. Inclusive, si no encontráis ninguna de éstas podéis substituir la mezcla de harinas de la masa final por harina de freír pescado. La del Carrefour, o "Las Panaeras" que venden en Mercadona son perfectas porque se componen de un 75% de harina floja de trigo y 25% de harina de trigo duro.



Preparación:

Mezclar todos los ingredientes del poolish y dejarlo, al menos, 3 horas a temperatura ambiente (se puede guardar en frío, después de 1h y media de activación, hasta el día siguiente).

(Poolish burbujeante y listo para ser utilizado)

Con el poolish ya listo, mezclar todos los ingredientes de la masa final.


Amasar bien hasta obtener una masa lisa y satinada.


Dejar tapada en un bol hasta que doble volumen, el tiempo dependerá de las condiciones de temperatura y humedad de vuestras cocinas.


Pasada la primera fermentación, cortar piezas de 90 o 100g (pueden ser hasta 130-140g) y bolear. Dejarlas reposar 15 minutos para que el gluten se relaje.


Estirar a mano o con rodillo cada bola hasta alcanzar los 3 o 4 milímetros de grosor.


Reposar tapados hasta que dupliquen volumen. Tienen que llegar al límite de la fermentación pero con mucho cuidado de que no sobrefermenten, no queremos que greñen en el horno.


Hornear a 180º durante 10 minutos. Si podéis y disponéis de una bandeja o pala que os ayude, es interesantes dejarlos caer sobre la bandeja del horno bien caliente.
Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla.


Aunque es difícil no darle un pellizco a uno cuando están todavía calientes... son tan apetecibles!



lunes, 5 de mayo de 2014

Canelones de Pollo y Paté con Bechamel de Queso Azul

Llevo desaparecida casi un mes. Me tenéis que perdonar, últimamente no he tenido tiempo ni para respirar. Este mes de Abril ha sido mortal de necesidad. Entre mi cumpleaños (si, un año más vieja y cada vez más cerca de los cuarenta...) las vacaciones en el cole de la peque y un sinfín de tropelías más, el blog ha quedado relegado a un segundo plano. Pero, ya con las pilas puestas, retomo la marcha de subir, al menos, una recetilla por semana.
Así que hoy, sin más dilación, os presento estos canelones de aprovechamiento. Tenía yo un montón de pollo sobrante del cocido y no me apetecía hacer la eterna carne mechada, que está muy rica y me viene genial tener siempre congelada, pero me apetecía algo diferente. Así que, brujuleando por la red, me di de narices con esta receta de canelones que me llamó mucho la atención por la mezcla de ingredientes. Me puse manos a la obra y aquí os presento mi versión, unos canelones de relleno sabroso, perfectos para aprovechar esos excedentes de pollo asado o cocido que no sabes qué hacer con él. Un equilibrio perfecto entre carne y verdura los hace aptos para todos los gustos. Y ese punto extra de sabor aportado por el paté y la bechamel de queso azul los eleva a la categoría de plato estrella michelín. No os los podéis perder...



Ingredientes (para 4-6 personas):

- 20 placas de canelones
- Restos de pollo del cocido (en su defecto 1 pechuga hervida con una zanahoria)
- Zanahoria hervida también del cocido
- 1 lata de paté ( ibérico mejor )
- 1 puerro hermoso
- 1 calabacín
- 1 cucharada grande de tomate frito casero
- 80g de queso azul
- 500ml de bechamel casera
- Aceite de oliva
- Sal y Pimienta
- Ajo en polvo
- Mozarella rallado

Preparación:

Picar el puerro menudo. Cortar el calabacín en dados uniformes. Reservar.


Desmigar el pollo del cocido y machacar la zanahoria. Mezclarlo todo y reservar.


En una sartén calentar tres cucharadas de aceite de oliva y pochar el puerro hasta que empiece a estar tierno. Añadir ahora el calabacín y cocinar junto un poco más. El puerro ha de quedar blandito y el calabacín un poco más entero.


Añadir ahora la mezcla del pollo hervido con la zanahoria. Añadir la cucharada de tomate frito y mezclar bien.


Salpimentar y añadir ajo molido al gusto.


Cuando toda la mezcla tome temperatura añadir el paté y remover hasta que se integre.


Añadir ahora dos o tres cucharadas de bechamel al relleno hasta que tome una textura cremosa pero espesa.
Calentar el resto de la bechamel a fuego suave y cuando quiera comenzar a hervir añadir el queso azul troceado. Apartar del fuego y remover hasta que el queso se haya derretido e integrado bien. Reservar.


Hervir las placas de los canelones siguiendo las indicaciones del fabricante. A mi me gusta dejarlas siempre un par de minutos más.


Sacarlas y escurrirlas bien. Extenderlas sobre un trapo de cocina para atemperar y que no se peguen unas con otras.


Preparar una fuente apta para el horno. Enmantequillar bien el fondo y los laterales para evitar que los canelones se peguen al hornearlos.


Poner un par de cucharadas de tomate frito en el fondo y añadir tres o cuatro cucharadas de la bechamel de queso. Mezclar y extender cubriendo bien el fondo.
Poner una buena cucharada de relleno en cada canelón.


Enrollar e ir colocando los canelones en la bandeja de manera ordenada.


Cubrir con la bechamel restante y el queso mozarella rallado.


Llevar al horno y gratinar hasta que la superficie esté bien dorada y apetecible.
Sacar y atemperar para poder servir las porciones sin que se desmonten.


Acompañar de una ensalada fresca...
Para comerse uno, otro y otro más... Yo no se vosotros, pero si los canelones están ricos, ¡no tengo fin!


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...