lunes, 23 de junio de 2014

Enrejado de Verduras (con Bacon y Queso de Cabra)

Hoy es uno de esos días en los que el calor te aplatana de tal manera que no tienes ganas de hacer absolutamente nada. Pero de repente, suena el teléfono y... ¡ya no comes sola! En un principio sólo venía mi madre. Hay confianza, le puedo poner cualquier cosa. un ensalada sencilla. Sin problemas. Pero, tras un segundo toque de teléfono, cambian los planes y también viene mi cuñada! El terror se apodera de mi ¿qué hago? Se me enciende la bombilla y pienso en esa lámina de hojaldre del Lidl solitaria en la nevera...
Y este enrejado es el resultado que hoy os traigo. Una solución muy aparente y vistosa para invitados sorpresa. Pero sobre todo rica y muy, muy sencilla y rápida de preparar. Para los días con "perritis aguditis" es ideal.



Ingredientes (para 3 o 4 personas):

- 1 calabacín mediano
- 1 cebolla
- 1 cebolleta
- 1 paquete de medallones de queso de cabra
- 1 paquete de bacon en tiras
- 6 champiñones grandes
- 1 huevo (para pintar)
- Semillas de sésamo y ajenuz
- Aceite de oliva
- Sal y pimienta negra recién molida

NOTA: El ajenuz, o kalonji, o semillas de cebolla negra, lo podéis encontrar en las tiendas pakistaníes. Es una semilla muy aromática, con un fondo de sabor que recuerda al puerro. Espolvoreado en este tipo de preparaciones añade matices inesperados de sabor al conjunto que elevará vuestro hojaldre un escalón a los ojos de vuestros invitados. 

Preparación:

Empezar preparando el relleno. Picar la cebolla y la cebolleta. Reservar.


Cortar el calabacín en cubos y los champiñones.


En una sartén, con dos o tres cucharadas de aceite de oliva, pochar la cebolla y la cebolleta hasta que comiencen a coger color. Añadir el bacon y cuando empiece a dorar añadir el calabacín. Remover y pochar unos minutos más hasta que comience a estar blando.Añadir entonces los champiñones y salpimentar.


Cocinar un par de minutos más y retirar del fuego. Dejar atemperar el relleno para poder trabajar con el hojaldre sin que se desmorone por el calor.
Mientras se enfría el relleno, calentar el horno a 220º, con la bandeja dentro.
Para el montaje desenrollar la lámina de hojaldre, dividirla mentalmente en tres tercios cortando uno que será la tapa y dejando un cuadrado que será la base.
Si tenéis el rodillo mágico pasarlo por el tercio de hojaldre para generar el enrejado y si no, con paciencia, hacer cortes con un cuchillo de manera semejante.


Colocar el relleno ya frío sobre la base del hojaldre dejando un margen y repartir el queso de cabra troceado por toda la superficie.


Estirar el hojaldre separando el didujo para formar el enrejado y cubrir con este todo el relleno, sellando los bordes.
Pintar con huevo batido y espolvorear con sésamo y ajenuz. 


Meter al horno sobre la bandeja caliente y bajar la temperatura a 210º. hornear alrededor de 25 minutos, hasta que el hojaldre esté bien dorado y crujiente.
Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla. Este paso es muy importante si queréis conseguir un hojaldre extra crujiente que dure así muchas horas.
Cortar y servir acompañado de una ensalada fresca. Una comida sana, ligera y casi sin trabajo!





sábado, 14 de junio de 2014

Muffins de Vainilla con Nueces de Macadamia y... Chocolate Blanco!

Ohhh los muffins, esas magdalenas made in USA que me traen loca. Llevaba tiempo queriendo preparar unos muffins con algún fruto seco y no me terminaba de decidir. El otro día, pensando en uno de mis helados favoritos de Häagen-Dazs, el archiconocido "Vainilla con Nueces de Macadamia", se me ocurrió que esa combinación, en muffin, tenía que ser de escándalo. Miré un poco por la red a ver si había algo parecido y como, a estas alturas, todo está más que inventado, encontré alguna receta pero ninguna me acababa de convencer. Así que, tirando de una receta básica de muffins que tenía olvidada en un cajón por ser demasiado básica, nacieron estos magníficos muffins de vainilla con nueces de Macadamia.
Os lo aseguro, estos ingredientes nacieron para estar juntos eternamente. La combinación es fantástica. Y si añadimos trocitos de chocolate blanco para compensar la falta del toffe que lleva la receta del helado... para no poder parar, uno, detrás de otro...



Ingredientes (para 12 muffins hermosos):

- 400g de harina floja
- 225g de azúcar
- 16g de impulsor (Royal©)
- 4g de sal
- 150g de mantequilla derretida
- 320ml de buttermilk
- 2 huevos (tamaño L)
- 2 ml de esencia de vainilla
- 180-200g de chips de chocolate blanco
- 100g de nueces de Macadamia

Preparación:

Precalentar el horno a 220º arriba y abajo, sin aire.
Preparar la bandeja de muffins con sus doce papelitos.
Tostar las nueces de Macadamia en un sartén, sin nada de grasa hasta que comiencen a coger color.
Pasar a la tabla, dejar a temperar y trocear someramente con un cuchillo.


En un bol grande poner los ingredientes secos: la harina, el azúcar, la sal y el impulsor. Mezclar muy bien con las varillas.
Añadir los tropezones y mezclar otra vez.
En un bol más pequeño todos los ingredientes húmedos: el buttermilk, los huevos, la vainilla y la mantequilla derretida. Batir muy bien con las varillas hasta obtener una mezcla homogénea.


Verter los húmedos en los secos y mezclar con una espátula sólo hasta que no quede casi harina seca. Es muy importante NO SOBREMEZCLAR si queremos una textura correcta del muffin. La mezcla resultante tendrá algo de harina seca y muchos grumos. Además de que es muy, muy densa. Es NORMAL, no hay que empeñarse mezclando hasta conseguir una crema estilo masa de magdalena.
Repartir la mezcla en las cápsulas de manera equitativa.


Meter al horno a media altura y bajar la temperatura a 200º. Hornear alrededor de 25 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro salga prácticamente limpio. El muffin NO debe quedar seco, es un bizcochito húmedo, de ahí que no pretendamos un palillo completamente limpio.


Sacar del horno, desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla. Templados están de muerte! Aunque aguantan estupendamente varios días dentro de una lata.


Observar la miga, homogénea, sin túneles ni cavernas. He visto muchas fotos en blogs que enseñan el interior de sus muffins y no son correctos, no tienen esta miga casi estilo pan. Así que, ya sabéis, si queréis conseguir esta miga en vuestros muffins, el secreto es: ¡prácticamente NO mezclar los ingredientes!



viernes, 6 de junio de 2014

Quiche 4 Quesos (Masa 100% Casera)

Me encantan el formato quiche. Y lo preparo poco, no me preguntéis porqué. Es una forma sencilla de organizar una cena, comida o brunch la mar de completa. Le vale cualquier relleno, cualquier resto que haya por la nevera es susceptible de ser añadido transformando esta tarta salada en un manjar de los dioses.
Todas las quiches están ricas. Pero el secreto para una quiche de otro mundo es una base 100% casera. Y os prometo que es sencillísimo. No es necesario amasar y siguiendo estos sencillos pasos, vuestras quiches se elevarán al nivel de plato exquisito digno de la mesa más sofisticada.
De verdad, intentarlo... es taaaan diferente el sabor y la textura de una masa hecha en casa comparada con el sucedáneo procesado que venden en las tiendas, atascado de conservantes, grasas vegetales de procedencias extrañas... Nada que ver con el huevo, la mantequilla y la harina, ingredientes básicos que le otorgorán a vuestra quiche el sabor casero de las cosas hechas con cariño.



Ingredientes (para un molde de 23cm):

- 250g de harina
- 150g de mantequilla a temp. ambiente cortada en dados
- 1 cdta de postre de sal del Atlántico (si no, sal normal)
- 1 huevo ligeramente batido
- 1 cda sopera de leche fría

(para el relleno)

- 3 huevos
- 150ml de nata líquida
- Roquefort
- Cheddar Curado
- Manchego
- Parmesano
- Pimienta negra y sal
- Nuez Moscada
- Albahaca seca
- Tomates Cherry (para adornar al final)



Preparación:

Para empezar con la masa, poner en el vaso de la picadora la harina, la sal y la mantequilla en cubos.


Procesar hasta obtener una textura parecida al pan rallado.


Sacar a un bol y añadir el huevo ligéramente batido y la cucharada de leche.


Mezclar con las manos hasta obtener una masa. NO hay que amasar, solo homogeneizar la mezcla. Cuando ya esté, hacer una bola y envolver en papel film. Llevar a la nevera, en la parte más fría, por lo menos media hora. Es necesario que la mantequilla se enfríe para poder trabajar la masa y estirarla sin problemas.


Con la masa ya fría, colocarla encima de la bancada enharinada y espolvorearla ligéramente con harina.


Estirar con el rodillo hasta obtener un disco de unos 3mm de grosor.


Depositar sobre el molde desmoldable y antiadherente (a mi me gusta forrar la base para facilitar el desmoldado). Acoplar la masa sin estirar, ayudándonos con un pedacito de la propia masa ir ajustando todos los bordes. Cuando ya esté, recortar el sobrante, dejando la masa a ras del borde del molde. Y si apetece adornarlo.


Llevarlo otra vez a la nevera cubierta con film para que esté bien fría y no encoja al hornearse.
Mientras, calentar el horno a 200º.
Vamos a hornear en blanco. Sacar la base de la quiche, cubrirla con papel de horno o similar y llenarla con algún peso. En mi caso garbanzos que sólo utilizo para estas cosas.


Hornearla a 190º unos 15 minutos.
Sacar, quitar todos los pesos y hornear cinco minutos más a 175º.


Sacar, dejar que atempere y rellenar.
Yo he utilizado los quesos listados en los ingredientes, cortados en cubos. El Parmesano lo he dejado exclusivamente para la cobertura. La cantidad, al gusto.


Batir los huevos con la nata. Salpimentar (tener en cuenta que el queso aporta potencia de sal) y añadir algo de nuez moscada para aromatizar.


Cubrir los quesos con esta mezcla.
Adornar con los tomatitos cherrys cortados por la mitad, el queso parmesano en lascas y algo de albahaca seca.


Hornear a 190º una media hora hasta que el relleno esté cuajado. Normalmente se hincha mucho cuando ya está. Al sacarlo y atemperar, vuelve al sitio.
Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla.


Servir acompañada de una ensalada fresca. Fría, caliente o del tiempo... de pecado capital.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...