martes, 13 de marzo de 2018

Crema de Calabaza Thai


Continuando con el espíritu invernal de estas fechas y aprovechando también ingredientes de temporada hoy preparamos una deliciosa crema de calabaza. Yo no se a vosotros, pero a mi las cremas de verduras me fascinan. Tantas posibilidades dentro de una misma preparación. No entiendo a esas personas que los "purés" no le gustan. Entiendo que un puré de niño espeso y denso que lleva de todo pueda no ser santo de devoción... pero, ¿una cremita de verduras hecha con todo el cariño del mundo? Finas, suaves y aterciopeladas para mi son un auténtico vicio. En invierno me alimentaría a base de ellas, cada día una diferente!
La que hoy os traigo es espectacular, muy aromática y sabrosa, con un puntito picante. Los amantes del curry y la gastronomía asiática no se la pueden perder. Y los demás tampoco!



Ingredientes:

- 1/2 calabaza cacahuete
- 1 cebolla
- 2 zanahorias hermosas
- 1 diente de ajo grande
- 1 cucharada de pasta de curry amarillo thailandés
- Caldo de pollo (o en su defecto agua y una pastilla y media de concentrado)
- AVOE (aceite de oliva virgen extra)
- 1 lata pequeña de leche de coco (o media lata de las grandes)
- Sal y pimienta

(para servir)

- Aceite de sesamo tostado
- Crème fraîche
- Semillas de ajenuz (nigella, kalonji)

Preparación:

Trocear toda la verdura, la cebolla en juliana, el resto en cubos de 2 o 3cm de grosor.


Para pelar más facilmente la calabaza yo os recomiendo cortarla con un cuchillo grande y afilado en rodajas y luego cada rodaja pelarla con un puntilla. Así es muy rápida y fácil de pelar.


Poner la cebolla con 3 o 4 cucharadas de aceite de oliva en la olla a presión y pocharla hasta que empiece a coger algo de color, añadir ahora la zanahoria y la calabaza, y dejar que se tueste un poco a fuego vivo. Añadir el ajo machacado, dar un par de vueltas, y añadir el caldo o el agua y la pastilla, justo hasta cubrir.


Cerrar la olla y en cuanto suba la válvula bajar el fuego y cocinar a fuego medio alrededor de 20 minutos.
Despresurizar la olla (lo más rápido es bajo un chorro de agua fría), abrir y remover. Quitar un poco de caldo (yo os aconsejo que lo guardeis, una sopita con este caldo ligéramente dulce es de pecado)
añadir la leche de coco y triturar hasta conseguir una crema fina y sin tropezones.
Añadir ahora la pasta de curry. Si no sois de mucho picante, poquito, media cucharadita. Graduarlo a vuestro gusto, empezar con poquito y probar, y vais añadiendo si es necesario.


Servir acompañada de un chorrito de aceite de sésamo tostado, un poco de crème fraîche y unas semillas de ajenuz.
Ahora en invierno que apetecen platos de cuchara... Esta cremita os parecerá divina, con ese puntito asiático de la leche de coco y la pasta thai de curry, os chuparéis los dedos!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...