jueves, 27 de febrero de 2014

Macarrones Gratinados

A veces te levantas de la cama diciendo: "hoy no cocino". Y es justo en uno de esos días en los que tu marido te llama por teléfono para preguntarte: "Cariño ¿te viene bien que vaya hoy a comer? Llegaré en unos 40 minutos. Cuelgas el teléfono y en menos de cinco minutos te llama tu madre comentándote que está por la zona y que se pasa también a comer. Te sientas en la silla, miras el reloj (las 13:30h), miras a la nevera con desesperación y piensas, ¿qué demonios les doy yo ahora de comer a estos dos? Y de repente se te enciende la bombilla. En el congelador hay un tupperware con salsa de tomate casera que hiciste hace tiempo. En el armario queda algo de pasta y en la nevera hay queso parmesano. Un poco de perejil, ajo... Et voilà! Unos macarrones gratinados deliciosos que te pueden sacar de un aprieto en cosa de media hora! Mis invitados sorpresa se chuparon los dedos!



Ingredientes (para 4 personas):

- 280g de macarrón rayado
- 400ml de salsa de tomate casera (o en su defecto, una lata de tomate frito tipo casero)
- 1 manojo de perejil
- Ajo en polvo
- Queso parmesano (O cualquier otro que se tenga en la nevera)
- Mantequilla



Preparación:

Poner a cocer la pasta hasta alcanzar el punto adecuado. Mientras calentar/descongelar la salsa.
Picar el perejil finamente y reservar.
Preparar una bandeja apta para el horno embadurnándola bien de mantequilla. Esto evitará que que los macarrones se peguen luego.
Cuando la pasta esté cocida, escurrir bien y en la cazuela donde se ha cocinado añadir una cucharada de mantequilla, mezclar bien hasta que se derrita con el calor residual y toda la pasta esté bien impregnada.
Añadir ahora la salsa y mezclar bien. Pasar los macarrones a la fuente para horno y cubrir con el queso recién rallado. Espolvorear con ajo en polvo de manera generosa y por último con el perejil.


Gratinar a toda potencia hasta que el queso funda y tome un bonito tono dorado.
Una receta sencilla que hará las delicias de niños y mayores. Ese puntito del ajo y el perejil los hace diferentes y, si utilizáis una salsa de tomate casera, el resultado es sublime!


8 comentarios:

  1. Es una receta sencilla pero saca una pinta estupenda!! Con la pasta aciertas seguro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es tan sencilla que a veces ni se te ocurre. Y con ese toquecillo de perejil y ajo, elevas un plato simple a una receta deliciosa! :D

      Eliminar
  2. Que la pasta te saca de unos apuros tremendos..........pero este plato merece ser hecho aunque no estemos apurados. A mi me encanta. A mi me pasa a veces cuando tiene un cambio de planes con la comida y llega sin contar pero para eso tengo tappers en el congelador jaja
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que si, la pasta con cualquier cosa es deliciosa! Y si, lo mejor, tener tuppers en el congelador con cositas ricas!

      Eliminar
  3. Ummmmmmm sencillamente deliciosos¡¡¡ y es que la pasta esta rica con cualquier cosita de nada, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si :D :D, y eso es lo curioso, siempre buscando la salsa más requetepija y a veces nos olvidamos que lo más sencillo es lo más rico! :D

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...