lunes, 1 de julio de 2013

Pan de Molde con Semolina

El pan de molde es un básico en mi casa, para sándwiches y tostadas es el rey de la casa. Suelo hornear uno diferente todas las semanas. Y nunca hago la misma receta, me encanta innovar y experimentar con las harinas que tengo por la despensa. La única restricción que me ponen en casa es que no sea demasiado integral. "No va bien con la Nocilla"- me dicen. En fin, para gustos, colores. Así que intento hacer un pan no demasiado integral pero con mucho sabor y textura. ¿Recordáis el Pan de Molde con Arroz Integral? Pues algo así, ¡un pan blanco con mucho más!


Así nace esta receta, un poco por acabar restos de harina, pero también buscando una esponjosidad y riqueza de sabor particulares. Quería probar la semolina, Pero me daba miedo lanzarme con un pan al 100% con esta harina, así que decidí probar primero con un poco de cantidad para ver como respondía y luego lanzarme a un pan de semolina a lo grande.
El resultado ha sido un pan de molde muy tierno, de miga suave y ligéramente amarilla. De sabor ligeramente dulce, con una profundidad a cereal fantástica, es perfecto para tostar, nos regala con un exterior extra crujiente y un interior suave y jugoso.

Ingredientes (para un molde de 22x12cm):

- 100g de semolina
- 75g de harina integral de trigo molida a piedra
- 75g de harina panadera
- 150g de harina de fuerza
- 30g de leche en polvo
- 20g de miel
- 40g de mantequilla
- 8g de sal
- 6g de levadura fresca de panadero
- 140g de leche
- 160g de tang-zhong de leche
- Nata para pincelar al final

(para el tang-zhong)

- 30g de harina de fuerza
- 150g de leche

Preparación:

Preparar el tang-zhong como explico aquí. Tapar con un film para que no cree costra y reservar hasta que se enfríe
Poner todos los ingredientes menos la mantequilla en un bol y mezclar bien con la rasqueta, cuando ya no quede harina seca, pasar a la encimera y amasar 10 minutos hasta que la masa esté casi lista.


Añadir ahora la mantequilla en trocitos, a temperatura ambiente, y amasar suavemente hasta que se integre por completo, quizá otros 10 minutos de amasado eficaz. Es necesario obtener una buena membrana y que la masa quede lisa y bonita.


Poner en un bol tapado con un trapo y dejar reposar para un primer levado hasta que duplique volumen.
Forrar el molde con papel de hornear y reservar.
Sacar la masa a la encimera y desgasar bien. ¡El pan de molde no necesita alveolos! Formar como explican aquí. Tapar con un trapo y dejar reposar un segundo levado. Es interesante que este segundo reposo se lleve al límite pero vigilando la sobrefermentación. El pan no debe greñar en el horno para que mantenga una superficie lisa y bonita.
Precalentar el horno a 220º arriba y abajo con la bandeja de vapor dentro.
Pincelar el pan con nata antes de hornearlo, esto le dará un dorado fantástico y un acabado satinado muy bonito.
Antes de introducir el molde en el horno dejar el horno sólo abajo y bajar la temperatura a 200º. Introducir el pan y hornear los primeros 12 minutos con mucho vapor. Después retirar la bandeja del vapor y bajar la temperatura a 180º. Hornear así hasta un total de 30 minutos más o menos, dependerá del horno.


Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla si se desea una corteza más crujiente o envuelto en un trapo si el gusto es una corteza suave y blandita.
Rebanar y... ¡listo para comer!



Follow my blog with Bloglovin


2 comentarios:

  1. Me encanta tu blog y tus explicaciones. Te sigo desde hace meses y ya he hecho un montón de recetas tuyas sobre todo las de panes, que son las que más me gustan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Si me dices tu nombre podré ubicarte! Espero seguir haciendo cosas que sean de vuestro gusto! :D

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...