domingo, 12 de mayo de 2013

Ruibarbo

El ruibarbo... Esa fantástica verdura, parecida al apio, de color tan atrayente. Si os dedicáis a la repostería casera probablemente os suene por haberlo visto en multitud de recetas británicas. Allí se utiliza muchísimo. Aunque su origen es de un lugar más lejano.


El ruibarbo es asiático, allí lo utilizaban exclusivamente con fines medicinales. Posteriormente fue introducido en Gran Bretaña y Estados Unidos, donde se integró plenamente dando lugar a fantásticos postres y tartas. La época de recolección coincide con la fresa, con lo que es normal verlo unido a esta fruta en tartas o mermeladas. Su sabor marcadamente ácido, quizá un punto cítrico, lo hace idóneo para participar en preparaciones saturadas de azúcar como los almíbares, mermeladas o rellenos de tartas.

Imagen extraída de http://quietlycontrary.com

El ruibarbo también puede consumirse crudo o aderezándolo como ensalada, aunque no es lo más habitual.
Contiene gran cantidad de ácido oxálico, lo que hace que sus hojas sean venenosas para el consumo humano, no así el tallo, que es la parte comestible.

Imagen extraída de http://es.wikipedia.org/wiki/Wikipedia:Portada

Por ello conviene cocinarlo en ollas que no sean de hierro o bronce, mejor en acero inoxidable, aluminio o cazuelas o sartenes revestidas de teflón. Su alto contenido en ácido reaccionaría con el metal consiguiendo un color feo en la preparación y manchando la cazuela donde se ha cocinado.
En España es muy difícil encontrarlo, quizá en algún mercado grande en plena temporada o algún comercio extranjero, por ello, si se consigue, lo mejor es congelarlo, ya que se oxida rápidamente. Y de esta manera lo tendremos siempre disponible en perfectas condiciones.


Yo encontré ruibarbo, ahora que es temporada, en el mercado central. ¿Qué os parece? ¿Os llama la atención? ¿Os animáis a probarlo? Yo creo que me voy a lanzar a por la mermelada de fresa y ruibarbo aromatizada con vainilla... Próximamente!



2 comentarios:

  1. Estoy deseando que crezca un poco más el de mi huerta para volver a utilizarlo.
    El año pasado preparé esa misma receta que nombras, la mermelada de fresa y ruibarbo, y es un placer de dioses.
    Este año si tengo cantidad suficiente prepararé también alguna tarta, veremos a ver...
    Si tienes un sitio donde plantarlo te recomiendo que lo hagas, crece muy bien y muy rápido. Yo lo conseguí a partir de semilla, y tengo varias plantas hermosas que salen cada año tras el invierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una idea, lo que pasa es que mi balcón es el desierto del Sahara, le da el sol casi todo el día... y en verano es la muerte!

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...